Trucos Para Vender Una Propiedad Rápido. Arréglala.

Uno de los trucos para vender una propiedad rápido es arreglarla, pero mi experiencia me dice que éste es otro error que se comete frecuentemente por los propietarios y se trata de no querer reparar aspectos físicos de la propiedad, visibles o no, antes de ponerla a la venta y valen tanto antes de alquilar tu inmueble, como para cuando estás queriendo vender tu inmueble.

Y es que los pequeños detalles cuentan mucho más de lo que piensan la mayoría de propietarios de inmuebles.

Mejorando El Valor Percibido De Tu Inmueble

El precio de mercado de una vivienda depende de muchos factores; no solo de su ubicación.

Muchos propietarios pueden aumentar el precio de su vivienda, por ejemplo, en $20,000 dólares o $40,000 dólares con sólo llevar a cabo unas reparaciones que le pueden costar un pequeño porcentaje del valor de la inversión.

La objeción más común que me encuentro con los clientes es que quizá los arreglos que hagan ellos no les guste a los clientes, pero la verdad es que es un excelente negocio llevar a cabo estas reparaciones y no deberías tener miedo de hacer algo que al público no le pudiera gustar, ya que si te asesoras bien, el cambio que hagas será atractivo para la gran mayoría.


Y ¿No Se Puede Vender Tal Como Está?

Por supuesto, puedes vender tu propiedad sin hacer ninguna reparación y la gran mayoría de nuestros clientes así decidieron hacerlo.

Hay muchos propietarios que no quieren trucos para vender una propiedad rápido y su enfoque de venta fue: “esto es lo que hay y en consecuencia; esto es el precio” y si quieren vivir mejor, que ellos hagan las reparaciones que deseen.

A su modo de ver, con este enfoque, el comprador puede percibir mejor el valor de la propiedad ya que él o ella saben cuál va a ser el coste adicional de las reparaciones o mejoras.

Puede que el comprador sea carpintero o albañil o que conseguir a uno no le cueste nada, porque es un familiar o un amigo, pero ése no es el caso normalmente, el común de las personas quiere algo listo para mudarse y verá como un problema mayúsculo el tener que meterle mano al inmueble antes de mudarse.

No Es La Mejor Forma De Obtener El Mayor Precio Posible

Ahora bien, si deseas conseguir el máximo por tu vivienda, debes realizar reparaciones y mejoras antes de ponerla a la venta.

Muchos propietarios no saben cómo pueden aumentar el precio de sus viviendas; y esto es algo que también incumbe al asesor inmobiliario: decirte cómo puedes obtener el mejor precio en el mercado.

Puede que un departamento en la cuarta planta de un edificio no tenga mucho margen de mejora y aumentar así su precio; sin embargo, una casa con jardín suele poder mejorarse mucho con una pequeña inversión antes de ponerla a la venta.

Seamos claros en esto.

El verdadero error que cometen muchos propietarios no es “NO reparar” ciertos aspectos de la vivienda antes de ponerla a la venta; sino de fijar un precio determinado sin tener en cuenta las reparaciones necesarias para hacer la propiedad más agradable para vivir o incluso hacerla habitable.

Valor Con Respecto Al Precio

En esta situación es donde el valor y el precio de tu vivienda juegan un papel determinante desde el punto de vista del comprador.

A veces pequeños detalles hacen que una casa luzca descuidada y tiene un impacto negativo en los posibles compradores.

Goteras, grietas, basura, suciedad, paredes manchadas o mal pintadas, puertas de closets rotas…, son algunas de las cosas que puedes mejorar para que tu casa tenga una mejor apariencia ante los visitantes.

Todo esto, tiene un impacto en el comprador.

Y Están Los Problemas NO Visibles

Y luego tenemos los posibles problemas ocultos que muchos compradores, (cada vez más), quieren comprobar exigiendo una inspección o contratando ellos mismos una inspección, sobre todo si vas vender tu vivienda por más de $200.000 dólares.

Si la vivienda tiene vicios ocultos (y estos tendrás que arreglarnos por ley sí o sí) o problemas estructurales, no se verán a simple vista pero un inspector alertará a los compradores.

No quiere decir que una casa con problemas no se venda, pero lo usual es que el comprador si está interesado te pida negociar, (hasta regatear), las condiciones de la venta, incluyendo disminución de precio o que tú hagas las reparaciones.



No Vayas A Dejar Inconclusa La Remodelación

Ten en cuenta que si has comenzado a remodelar tu vivienda y no quieres terminar con la remodelación, puede ser incluso peor.

Si has comenzado a remodelar pero te quedaste a mitad de camino, habrá muchas personas que no deseen continuar con la obra, ni siquiera obteniendo una importante reducción en el precio.

Trucos para vender una propiedad rápido hay varios, pero éste es uno de los mejores, ya que puedes perfectamente vender tu vivienda con rapidez sin hacer mejoras o reparaciones; pero el estado de tu vivienda influirá en el precio que vas a poder solicitarle a los clientes.

Contacto

Andrés Berger
Teléfono: 994-964-486