¿Por Qué Es Crítico Remodelar Tu Inmueble Al Ofrecerlo A La Venta?

De las muchas veces que me he reunido con clientes para recomendarles que es mejor remodelar su inmueble antes de venderlo, la gran mayoría de las veces, casi un 100% me han dicho que mejor no porque tienen miedo que luego no les guste su remodelación al cliente y mejor que ellos lo compren y luego lo arreglen a su gusto.

Suena razonable (excepto por el hecho que la mayoría odia arreglar cosas) y en mundo ideal, no debería haber ninguna diferencia, ya que si los arreglos cuestan digamos $20,000 dólares, pues, colocas el precio del inmueble a $20,000 dólares menos y asunto arreglado, estarías ofreciendo tu inmueble a precio de mercado… no? (¿o no?).

Todo Entra Por Los Ojos

Una propiedad en perfectas condiciones tiene un valor percibido muy superior a una que necesita remodelaciones porque todo entra por los ojos y simplemente estás en desventaja contra otras que sí están en perfecto estado y realmente no está habiendo una diferencia de precio, así que incluso en éste aspecto, tu inmueble estará en grave desventaja contra otros que se ofrecen en el mercado.

Pero imaginemos que el cliente no es de los que se afecta por cómo se ven las cosas (muy raro no?) y sigamos con el ejemplo de darle los $20,000 al cliente para que remodele a su gusto, en dicho caso, sería igual verdad?

Falto Considerar El Esfuerzo Y El Deseo De Hacerlo

Bueno un momentito…. Aun cuando le dieras los $20,000 al comprador, aun tiene que llamar a los trabajadores, el mismo hacer los presupuestos, coordinar con el arquitecto, supervisar, esperar a que los trabajos terminen y todo eso no es gratis verdad? Estará poniendo bastante estrés y su TIEMPO, el cual puede ser bastante valioso porque está comprando un inmueble al fin y al cabo….Pobre definitivamente no es y mientras más caro el inmueble, menos pobre es y menos propenso a hacer tareas de «Do It Yourself o DIY» (hacerlo uno mismo).

Pero imaginemos por un momento que te has encontrado con un verdadero héroe, una persona que no le importa ensuciarse las manos, perder tiempo, coordinar los trabajos y supervisar todo para arreglar tu inmueble y que lo hace con gusto, entonces ¿No debería haber problema haciendo el descuento verdad?

Pues NO Funciona Así En La Vida Real

Sin mencionar que a muy pocas personas les gusta estar metiéndose en temas de remodelaciones (salvo unos pocos amantes del DIY’s), existe un problema financiero grave en esta forma de pensar.

Y es que el propietario no se ha puesto a pensar en que la gran mayoría de inmuebles se compra con crédito hipotecario, los compradores suelen estar muy ajustados con el presupuesto y los bancos NO suelen prestar el 100% del dinero para la compra y es aquí donde se produce un MUNDO de problemas financieros para los compradores.

Veamos Cómo Funciona Esto

Supongamos que estamos tratando con un cliente que tiene una muy buena calificación en el sistema financiero y quiere comprar un inmueble de hasta $200,000 dólares que es su límite de crédito y para ello el cliente tiene ahorrado $20,000 que podría servir para la cuota inicial, entonces el banco le podría prestar hasta $180,000 y los $20,000 los va a tener que poner él de su bolsillo, pero el préstamo siempre va unido a la vivienda específica que va a comprar y por eso el banco envía un tasador antes de otorgar el crédito.

Entonces está evaluando entre 2 viviendas: una que cuesta $200,000 que está en perfecto estado y lista para mudarse, pero la ubicación no le es perfecta y la tuya que la estás ofreciendo en $180,000 porque está consciente que el comprador va a tener que invertir $20,000 dólares para ponerla perfecta como la otra.

¿Entonces Es Lo Mismo?

Pues no, porque al momento de comprar tu inmueble, irá el tasador, la tasará en $180,000 y el banco le va a prestar $162,000 dólares, ellos tendrán que poner $18,000 dólares para la cuota inicial y sólo le va a quedar $2,000 dólares de sus ahorros para remodelar, lo que no alcanza para nada.

Esto quiere decir que tu inmueble tendría que bajar mucho de precio para que los ahorros del cliente alcancen para realizar las remodelaciones completas (si es que tienen la paciencia para hacer las remodelaciones y realmente desean hacerlo).

Y ¿Qué Tal Si Bajamos Más El Precio?

Tendrías que bajar el precio a tu inmueble a un nivel ya insoportable para ti, supongamos $160,000 dólares, viene tasador, lo avalúa en $180,000, el cliente pone $18,000, le queda $2,000 + $20,000 con lo que le alcanza para hacer las remodelaciones por sí mismo, pero tú habrás perdido más o menos $20,000 dólares porque has tenido que vender $40,000 dólares más barato de su valor real por no hacer las remodelaciones.

Todo eso, recalcando que el comprador sea de las personas que le encanta estar remodelando, cosa que la mayoría no le gusta, ni tiene tiempo para ello.

Y ¿Si Insistimos?

Bueno, te acabo de explicar que encontrar un cliente que va a pagar con crédito hipotecario y que vaya a remodelar tu inmueble es sumamente difícil por el problema financiero, entonces sólo queda buscar a compradores que tengan el efectivo suficiente, los cuales son muy pocos, ellos lo saben y en tal caso aplicarán la ley de la oferta y la demanda y va a ofertar mucho menos por tu inmueble y si son inversionistas, esto va a ser mucho peor, van a ofrecerte un precio muy bajo para hacerlo como NEGOCIO y típicamente te van a ofrecer la mitad del valor tu inmueble.

De ninguna manera te conviene esta última opción porque ellos están acostumbrados a ganar mucho dinero por cada operación y vas a recibir ofertas bastante malas por tu inmueble.

Entonces ¿Qué Queda?

Quedaría buscar clientes compradores no inversionistas, que compran con dinero en EFECTIVO y que les guste tu inmueble. Esto es un público tan pequeño que probable te demores muchísimo tiempo en vender y la publicidad te cueste un montón de dinero, por lo que tu mejor opción es realmente remodelar tu inmueble para que compita en igualdad de condiciones en el mercado, tanto en igualdad en apariencia, en condiciones financieras y destaque sobre otros que no están remodelados.

Sé que es muy difícil sacar el dinero necesario, pero te estoy mostrando que es muy desventajoso vender tu inmueble tal como está y sólo deberías hacerlo si de verdad no tienes dinero para hacer ningún arreglo.

¿Si Quiero Remodelar Pero No Tengo Presupuesto Completo?

Lo más importante es la cocina, los baños y closets, si tu presupuesto está muy bajo, empieza por ahí y si no tienes idea de qué hacer, llama a un agente inmobiliario con experiencia que te pueda recomendar opciones lo más económicas posibles, para lograr un diseño sobrio, moderno y competitivo con las ofertas de inmuebles que hay actualmente en el mercado.

Contacto

Andrés Berger
Teléfono: 994-964-486