La Búsqueda De Empleo Paso A Paso En La Era De Las Redes Sociales

Si hiciéramos un recorrido por toda la historia de la humanidad, con sus diversos adelantos y saltos tecnológicos, no cabe duda de que encontraríamos pocos cambios sociales provocados por la ciencia como la llegada de la red de redes a nuestras vidas. Sin duda, se podrían señalar otros hitos en el recorrido técnico de la humanidad, desde la invención del fuego hasta la llegada de la electricidad, pero no cabe la más mínima duda que ninguno de ellos ha supuesto un cambio tan rápido y absoluto en la vida de todos los hombres y mujeres como la implantación de Internet, tecnología que no se ha limitado con afectar a una sola faceta de nuestra vida, sino que ha puesto patas arriba a todas las dimensiones sociales que existen.

Los Cambios En La Era Del Internet

Cuando pensamos en Internet y los cambios que han llegado con la red, lo más seguro es que todos pensemos en su vertiente social y de ocio, como puede ser la comunicación directa entre amigos y familiares, que se han visto notablemente facilitadas con innovaciones las promociones en redes sociales y el correo electrónico; o la llegada de un ocio masivo al alcance de todo el mundo, desde los propios juegos online, que mezclan diversión con interacción social, hasta todo el océano cultural que circula por la red, donde se pueden encontrar desde películas a discos pasando por libros y cómics. Pero esta es solo una de las múltiples caras que presenta Internet, ya que sus tentáculos abarcan infinidad de opciones, como pueden ser las compras online, una auténtica democratización mundial que pone casi todos los productos al alcance de cualquiera, sin importar donde estemos nosotros o donde esté situado el producto que queremos comprar.

Aunque no cabe la menor duda de que si hay una faceta de nuestras vidas que ha cambiado tanto que a día de hoy es casi imposible imaginarla sin Internet, esta es la laboral. La revolución que ha sufrido el trabajo debido al mundo digital ha sido tan drástica, que a día de hoy muchas empresas no pueden seguir trabajando si tienen algún problema con la red de redes. Es cierto que muchas empresas pueden continuar funcionando sin Internet, pero es innegable que de una forma u otra, todas las compañías, o al menos un departamento dentro de ellas, se verían afectados drásticamente. La mayoría de las empresas tienen departamentos de comunicación, tanto de cara al público como enfocados a la comunicación con otras empresas, los cuales no podrían funcionar sin Internet, llegando a paralizar a todas las empresas. Aunque estemos hablando de una fábrica de tornillos, la falta de Internet puede ser desastrosa, ya que no se podrían comunicar los diversos departamentos y no se podrían gestionar las comunicaciones al exterior, desde los pedidos de suministros hasta las ventas a los clientes.

Pero claro, la importancia de Internet para un trabajador va más allá de su trabajo dentro de la empresa, ya que la red se ha convertido casi en la puerta de obligado paso para cualquier demandante de empleo que quiera ponerse en contacto con cualquier compañía. Aunque no todas las empresas tienen la misma presencia en la red, la gran mayoría si la utiliza como una útil herramienta a la hora de buscar y seleccionar trabajadores, motivo por el cual cualquier aspirante a trabajador debe conocer los medios que Internet pone a su alcance para conseguir el trabajo de sus sueños.

Toma Su Tiempo Dominar Todo Esto

Evidentemente, no nos vamos a convertir en unos expertos en Internet en una tarde, motivo por el cual lo ideal es conocer, al menos superficialmente, todas las opciones que se nos brindan para después especializarnos en las que mejor se adapten a las necesidades individuales como demandantes de empleo. Internet puede ser un gran aliado en la búsqueda de nuestro trabajo soñado, solo hay que saber domar a la red de redes para sacarle todo el jugo posible. Para ello podríamos dividir las opciones que nos presenta Internet entre las más clásicas, heredadas del mundo analógico, y las más modernas, nativas de Internet. Lo ideal es empezar de lo más clásico hasta llegar a lo más moderno y tecnológico.

  • Regulariza tu situación. Antes de iniciar cualquier búsqueda de empleo, al margen de que esta sea a nivel analógico o digital, debemos reglar nuestra situación, con el objeto de que una empresa no tenga problemas si decide contratarnos. Para ello, debemos acercarnos a una oficina de empleo de nuestra ciudad o zona geográfica e inscribirnos como desempleados demandantes de empleo. Desde aquí podemos empezar con la búsqueda activa de empleo.
  • Busca trabajo en medios clásicos. Aunque Internet es hoy en día el aliado más potente en la búsqueda de trabajo, no podemos dar de lado los medios más clásicos, que aún puede resultar muy útiles. Por ejemplo, no debemos descartar las páginas de clasificados de los diarios o las empresas de trabajo temporal, ya que podemos encontrar allí un buen empleo sin necesidad siquiera de encender nuestra computadora.
  • Recurre a las páginas de clasificados. Un buen lugar donde empezar a rastrear trabajo de forma digital es buscar en los clasificados online, páginas donde se encuentran infinidad de anuncios y ofertas, desde autos de segunda mano hasta vacantes laborales. Estas páginas pueden parecer demasiado simples, pero son ideales si buscamos empleo en empresas de ámbito local o de sectores con poca presencia en el mundo de la comunicación o las nuevas tecnologías.
  • Regístrate en portales de empleo. Estas páginas dedicadas en exclusiva al mundo laboral funcionan como una bolsa de trabajo en Internet. Su funcionamiento es muy simple, por un lado los aspirantes suben sus currículos mientras que por el otro las compañías hacen lo propio con sus vacantes, con el fin de que todos puedan buscar el trabajo o empleado que necesitan. Estas páginas son muy útiles porque permiten búsquedas más selectivas, buscando en sectores profesionales más concretos o buscando unas condiciones laborales más exactas.
  • Crea un blog personal profesional. Hasta ahora, hemos señalado métodos de búsqueda de empleo más bien pasivos, pensados como una búsqueda de ofertas de empleo, aunque existen métodos más activos. Quizás el más recomendable sea la creación de un pequeño blog centrado en el sector empresarial en el que queremos desempeñar nuestro futuro laboral, en el cual podemos poner desde noticias hasta comentarios
  • Mantén perfiles en diversas redes sociales. La última gran innovación en el mundo de Internet y la comunicación es la protagonizada por las redes sociales, portales dedicados por entero a todas las posibilidades de comunicación, desde la más cercana entre dos amigos hasta la más general, por ejemplo entre una compañía y la sociedad. Las redes sociales pueden ser útiles a la hora de buscar empleo, ya que pueden servir tanto para seguir la pista a las empresas, sabiendo que quieren y demandan en cada momento, así como para hacernos notar y parecer como potenciales trabajadores para ellos.

Si seguimos esta progresión seguro que no tardamos en dominar la búsqueda de empleo por Internet, con lo que seguramente será más sencillo encontrar más y mejores ofertas de empleo. Después, solo será cuestión de tiempo y suerte encontrar nuestro trabajo ideal, en el que llevar a cabo una exitosa carrera profesional.