13 Principios De Benjamín Franklin Para Ser Rico En La Vida Y Los Negocios

Autor: Andrés Berger García - Agente Inmobiliario

En este artículo vamos a hablar de los 13 principios de Benjamín Franklin comunicados por él allá por el 1,730 cuando él tenía tan sólo 20 años, principios que trato de seguir todo el tiempo en mi negocio inmobiliario en Perú.

Son virtudes que te van a servir no sólo para construir una vida exitosa, sino que también te va a ayudar a tener éxito en los negocios.

Es casi increíble para alguien en la actualidad ver esta lista, con toda la madurez moral, espiritual y filosófica y pensar que se trata de un trabajo de alguien que está en sus 20 años, pero Franklin era una persona excepcional y siempre fue un innovador.

El originalmente escribió acerca de las virtudes para sí mismo, en sus notas, como una manera de alcanzar el tipo de vida que quería llevar.

Debido a que la integridad personal y ser «un éxito» en su estándar individual, era lo más importante para él, no puede sorprender a nadie que las «guías de la vida» de Benjamín Franklin sean abstractas en lugar de unas guías concretas con acciones específicas.

Guías Para La Vida

La intención de los 13 principios de Benjamin Franklin eran ser su propia guía de vida y el resultado de seguir dicha guía sería que uno sería mejor persona.

Ciertamente, él no difundió estas reglas como un dogma para maldecir a aquellos que no las siguen, debido a que a él no le gustaba este sentimiento de aislamiento de sus hermanos cristianos, simpatizando con los mensajes de los Deístas que eran populares en su tiempo.

Incluso, él dudaba que fuera posible incorporar las 13 virtudes a la vez.

En su lugar, él tomaba una de ellas por semana y se enfocaba totalmente en ella mientras que tomaba poca atención a las otras, dejándolas a su suerte y naturalmente Franklin usualmente fallaba en sus esfuerzos de mantener estas virtudes.

Como puedes esperar resumiendo un poco su forma de pensar, él no era el individuo más temperamental y disfrutaba mucho el trago y la comida, además tenía una reputación de hombre delicado y aunque nunca estuvo envuelto en ningún escándalo o comportamientos extraños, realmente le gustaba estar en compañía de mujeres.

Sin importar este tipo de cosas, Franklin continuó tratando de seguir sus virtudes y se dio cuenta con el tiempo que seguir los 13 principios de Benjamin Franklin sería cada vez más fácil debido a que el comportamiento correcto se convierte en un hábito en lugar de algo con lo cual tienes que estar peleando constantemente.

Publicación De Los 13 principios de Benjamin Franklin

Cuando Franklin publicó su almanaque «Poor Richard’s» fue la discusión de las 13 virtudes lo que ocupó la mayoría del texto.

No debemos olvidar que el almanaque venía a ser el Google de la época con un tiraje de 10,000 ejemplares al año y 26 años de publicación desde 1,732, fue lo que hizo rico a Benjamín Franklin usando el pseudónimo de «Poor Richards».

Esto fue porque Franklin lo vio como su más importante contribución a la cultura.

¿Puedes imaginarlo? El hombre que inventó el pararrayos, desarrolló la estufa, popularizó la publicidad y fue un personaje importante en la fundación de Estados Unidos, consideró esta simple lista de 13 principios de Benjamín Franklin el trabajo más importante que había hecho nunca.

El debe haberle dado mucha importancia en tener un buen carácter y su éxito en los negocios demuestra que estaba en lo correcto.

Las virtudes no eran sólo para que el público las vea.

A pesar que Franklin las incluyó en «Poor Richard’s», él también las incluyó en correspondencia privada, incluida la carta a su hijo William, en la que le instaba a mantener las mismas virtudes, prometiéndole que ellas lo llevarían hacia una brillante y rentable carrera en su vida, sin importar lo que seleccione como vocación.

Era la esperanza de Ben que todos los demás hicieran lo mismo y frecuentemente él decía que tenía la esperanza que las futuras generaciones miraran a sus 13 virtudes y vieran algo valioso en ellas.

Nos gustaría pensar que él estaría muy bien de pensar que este artículo exista en la Internet.

Lo importante a tener en cuenta cuando leas las descripciones de estas virtudes y cómo es que pueden beneficiar tu vida es aceptar que nadie es perfecto.

Los 13 principios de Benjamín Franklin no lo acompañaron todo el tiempo y probablemente tú tampoco puedas y no importa que tan buenas sean tus intenciones, probablemente vas a cometer algún desliz, pero lo realmente importante es que siempre estés dispuesto a ir para adelante hacia un futuro mejor.

Si progresas tan sólo un poco cada día, entonces eventualmente lograrás tus metas y estas virtudes te van a ayudar a lograr un poco de progresos cada día y te ayudarán mucho para tener una vida exitosa.

Temperamento

«Compra lo que no necesitas y a la larga tendrás que vender dichas cosas por necesidad».

Esto aplica igual para la vida como para los negocios porque la gente desperdiciada usualmente termina sin dinero y con muchos problemas económicos, por lo que hay que ser muy ordenado en las finanzas para poder llevar al éxito a un negocio.

El temperamento es uno de los más viejos conceptos referidos a la virtud y data de los días de la antigua Grecia, cuando los filósofos comenzaron a cuestionar la moralidad.

Definiéndolo de manera estricta, el temperamento es una virtud que evita que te entregues excesivamente a la comida, al trago y otros placeres de la carne.

Mientras que la mayoría de los pensadores griegos tenían en alta estima: «las cosas de la carne» y consideraban que el alcohol y la buena comida eran cosas buenas, la mayoría estaban a favor de un punto intermedio, como diciendo que los excesos siempre son malos.

Este equilibrio en las cosas era muy importante para los griegos como un todo.

Sufrirás Si Tienes Excesos

Obviamente, tu negocio va a sufrir mucho si te emborrachas demasiado y vas a sufrir en tu vida si consistentemente comes demasiado.

Estas son verdades que nadie va a ser capaz de contradecir porque su verdad es totalmente aparente y la lección a aprender por la virtud del temperamento es que evitando los excesos normalmente te permite construir tu carácter.

La extravagancia normalmente es una forma de encubrir la falta de substancia, así que cuando una empresa crea fiestas rimbombantes o hace gastos públicos extraordinarios, la sospecha inmediata es que están tratando de esconder alguna debilidad interna sólo por mostrar capacidad económica.

Por el mismo motivo, cuando uno evade estar haciendo shows extravagantes, uno puede aprender a reconocer cuando estos ocurren.

Uno puede desarrollar la habilidad de ver a través del evento y temporalmente evalúa las acciones extravagantes y pensar acerca de los efectos negativos a largo plazo que pueden llevarte a perder tiempo, energía y recursos en maniobras corporativas sin temperamento.

Cuando alguien compra un viejo carro usado con el capital de riesgo en lugar de un Mercedes Benz, uno está practicando el temperamento y lo mismo es cierto cuando uno aborda al mercado con alguna estrategia de marketing, es muy importante no ir demasiado lejos.

Para los negocios por Internet te puedo dar un ejemplo.

Muchas veces cuando se trata de anunciar con Google Adwords, los clientes ven que pueden obtener 100,000 visitas al mes con determinada palabra clave y se lanzan a anunciar en ella pensando que van a ser ricos de esta forma.

Luego de haber perdido miles de dólares se dan cuenta que hubiera sido mejor empezar con palabras clave de muy pocas búsquedas e ir aumentando el presupuesto a medida que dichas palabras clave van dando resultados de rentabilidad y poco a poco el empresario podría haber creado un negocio rentable.

VIRTUA PRACTICUM: Enfócate En Los Objetivos

Hay muchas maneras en las cuales puedes poner te temperamento a usarlo en tus estrategias de marketing por Internet.

La primera cosa y más importante a considerar es que debes resistir abarcar demasiado porque es cierto que tienes una audiencia vasta y multifacética en Internet a tu disposición pero no tiene sentido tratar de alcanzar a todos a la vez.

En su lugar, debes hacer tu investigación, haciendo que tus esfuerzos sean menos extremos, con mayor temperamento y ultimadamente más efectivos y para hacer esto, debes tener una fase de planeamiento antes de ejecutar cualquier acción de marketing.

El propósito de esta fase debería ser asegurarte que la iniciativa realmente valga la pena ya que sólo porque existen muchas demografías en Internet, no significa que puedas llegar de manera efectiva a todas ellas con tu producto y deberías identificar a las pocas personas que puedes alcanzar y establece tu demografía principal.

Una vez que lo hayas hecho, puedes hacer que tus operaciones de marketing se enfoquen en estas pocas demografías.

A medida que haces esto, tus iniciativas de marketing tomarán un nuevo sentido de claridad y enfoque que no tenían anteriormente.

Es importante hacer este tipo de investigación cada pocos meses, debido a que las condiciones del mercado cambian de manera errática en Internet.

Orden

«Un lugar para todo y todo en su lugar»

El orden en la mente de Franklin significaba que todos tus asuntos deberían estar en orden y significa que había un lugar para cada cosa en la vida de uno y que todo debería estar en su lugar.

En un sentido amplio, esto significaba que mantener la vida de tu negocio y la de tu casa separada, sin permitir que los éxitos y las desventuras en tu negocio afecten las relaciones con tu familia o la comunidad.

También significaba que uno debe tomar un camino organizado en lo que uno hace, especialmente en el contexto de los negocios.

Tener un negocio es como darle instrucciones a una máquina complicada; tienes que tener un plan ordenado y estructurado para manejar esas complejidades porque la máquina se va a malograr tarde o temprano.

Una manera en la que te puedes asegurar de mantener el orden en tu negocio es a través de hacer «micro-management».

Esto hay que hacerlo con temperamento porque esto lo odian los excelentes trabajadores, así como los malos, pero no quieres espantar a los buenos con esto, así que la moderación es crucial.

Una cosa que es constante acerca de los negocios es que vas a tener un montón de gastos y estos gastos vienen de todos lados y con frecuencia aparecen de manera inesperada.

Todos los que tienen la intención de poner un negocio piensan en costos como: pagar la renta de la oficina, pagar los salarios de los trabajadores y estos costos ya los sabes, pero siempre hay costos adiciones que aparecen que sin incontrolables, sin importar lo que hagas.

La mayoría son costos que puedes controlar y es importante reconocerlos para tenerlos bien chequeados lo mejor que puedas.

Es común analizar un negocio y encontrar formas en las cuales está perdiendo dinero.

Si tienes un sanitario en el baño que no desagua correctamente, estás perdiendo dinero.

Si estás pagando costos para guardar mercadería que no estás activamente tratando de vender, estás perdiendo dinero.

Lo vergonzoso de los gastos como estos es que son controlables.

Los dueños de negocios virtuosos son aquellos que constantemente toman interés en su negocio y toman los pasos necesarios para que estos «escapes» sean eliminados tan pronto como sea posible de manera que las ingresos se dirijan hacia donde deben ir: a crecer la empresa.

VIRTUA PRACTICUM: Enfocarte En Tu Audiencia

Los individuos que venden por Internet frecuentemente no ofrecen una gran variedad de productos y servicios. Tienen a su disposición una audiencia tan vasta que tienden a querer llegar a todo el mundo y esto también puede verse en sus estrategias de marketing. Hay tal variedad de diferentes tipos de anuncios disponibles que uno está tentado a probarlos todos y esto sería un desperdicio y un plan desordenado. Aplica el orden usando los tipos de marketing que se han probado exitosos con tu demografía.

La gente joven pasa la mayor parte de su tiempo en redes sociales donde ellos comparten información entre ellos. Es de esta forma como los videos virales consiguen tanto tráfico, porque el boca a boca puede llegar muy lejos en la actualidad. Si tu público objetivo es joven, entonces busca la viralidad de las redes sociales y los videos. Si tu audiencia es mayor, entonces debes buscar brindar valor. La investigación muestra que la gente que pertenece a la mediana edad, están buscando seguridad más que nada y los testimonios ayudan mucho a que se perciba más el valor de tu producto o servicio.

Si, por otro lado tu audiencia es mucho mayor o acercándose a la ancianidad, entonces debes acceder a las formas más puras de publicidad tradicional. Textos en sitios web, marketing a través de foros o blogs y métodos que usualmente caen bien a este grupo demográfico. Determina a quién le estás vendiendo, entonces piensa en los mejores métodos para venderle a dicho público.

Resolución

«Cuán pocos con aquellos que tienen el coraje de reconocer sus fallas, o resolución suficiente para corregirlas».

La resolución según Franklin se define como la habilidad de uno para ver realizados sus planes a través de resultados. Es común encontrar personas en los negocios que tienen grandes planes. Todo el mundo tiene capacidad de planificar en grande. Lo que no es común es encontrar gente que han sido capaces de actuar en sus palabras, que pueden tomar una idea, trabajar duro en ella y llevarla a la realidad. Las ideas son nada, la implementación de las ideas es realmente lo que cuenta.

Si lo piensas, la mayoría de la gente hace una resolución cada año, pero ¿Cuán pocos realmente la siguen? Si tienes esperanzas de llegar a algún lado en la vida, sin mencionar los negocios, necesitas desarrollar la habilidad de aprender cómo concretar tus sueños en la práctica las metas que te has impuesto para ti mismo. Una gran parte de esto es estar dispuesto a redefinir tu sentido de lo imposible. Si tienes una visión generalmente cínica de las cosas, entonces tu plan para hacer una «startup» puede implicar obtener la mayor cantidad de capital inversor como sea posible, apresurándote a hacer una oferta pública inicial (IPO) y luego vender tu empresa a la primera oferta. Hacer todo lo posible mientras que la cosa está buena. Pero si tienes una visión menos cínica, ¿Por qué no aspirar a más? La misión de Google cuando se formó por primera vez fue para indexar y realizar búsquedas de toda la información en Internet. En ese momento, seguro que sonaba imposible, pero ahora que lo ha hecho. Redefine lo que piensa de lo imposible y que podrías sorprenderte a ti mismo.

VIRTUA PRACTICUM: Proyectar Tu Imagen

Como Ben Franklin nos ha mostrado, el éxito en los negocios y la publicidad está en gran medida en cultivar una imagen o reputación de imparcialidad, trato equitativo y producto de alta calidad. La imagen es tan importante en la era de la Internet como lo fue en los días de los capitanes de la industria, por lo que debes decidir qué tipo de imagen que deseas proyectar hacia afuera y luego resolver proyectarla en todas las acciones que emprendas.

Con el fin de obtener el máximo provecho de esta virtud, ¿por qué no intentar un ejercicio de escritura simple? Tómate unos minutos para componer un centenar de palabras que describen el tipo de imagen y la reputación que te gustaría tener. Escribe en primera persona, usa frases como «Yo soy conocido por mis productos de alta calidad.» Esto te dará una idea clara y concreta de los rasgos específicos que deseas proyectar.

La Reputación Lo Es Todo

Antes de publicar cualquier cosa en Internet o emprender cualquier iniciativa de marketing, debes verte a las luces de esta imagen que te gustaría proyectar. Pregúntate a ti mismo. ¿Esto va a mejorar mi reputación, de acuerdo con la imagen que quiero o va a disminuir mi reputación? Es importante que pienses acerca de este tipo de cosas, porque si lo dejas a la suerte, entonces probablemente no vas a desarrollar una imagen muy fuerte y clara por ti mismo.

También es importante la virtud de la resolución es su capacidad para cumplir con decisión y coherencia las metas que te propongas. Mucha gente por ahí hace resoluciones y objetivos y no se molestan en perseguirlos. Ellos parecen pensar que el éxito vendrá a ellos por sí mismo. Cualquier meta es fácil de alcanzar si se estructura adecuadamente, lo que significa que te asegures que tu objetivo es inteligente. Las metas inteligentes deben ser específicas en su alcance y ambición, cuantificables en términos de progreso hacia la realización, alcanzables dado sus recursos, realistas teniendo en cuenta lo que tienes disponible para trabajar y oportunas en la medida que te des tiempo suficiente para alcanzar el éxito.

Si aplica metas inteligentes, sin duda encontrarás que tienes un camino mucho más fácil para alcanzar esos objetivos. Esta es la forma de fortalecer la virtud de la resolución.

Frugalidad

«Guardaos de los pequeños gastos. Una pequeña fuga puede hundir un gran barco.»

La frugalidad es la base de las virtudes de Franklin y también debería estar profundo en el pensamiento de todo empresario exitoso. En cierto sentido, el negocio es todo acerca de la frugalidad. Se trata de gastar tan poco como sea posible y recibir tanto como sea posible. Se trata de crear el mayor valor para la gente con la menor inversión posible tanto de dinero como de tiempo. Se trata también de la superación de algunas tentaciones fuertes como líder de un negocio exitoso. En muchos negocios, tan pronto como la empresa comienza a hacer dinero, sus creadores parecen torcerse a gastar dinero. Tal vez nunca han tenido dinero antes y esto es una gran sorpresa para ellos. Cualquiera sea la razón, de inmediato comienzan a comprar autos caros, joyas, lo que sea.

Darse Pequeñas Felicitaciones

Todo el mundo es feliz cuando el negocio está siendo rentable. Cuando los beneficios están pesando más los gastos, es un motivo de celebración para estar seguro y tranquilo. Pero, ¿Qué hay de malo en felicitarse a sí mismo de manera privada en tu estudio de tu casa con un simple vaso de champán? O ¿Celebrar una pequeña fiesta en la oficina? No hay razón para ir a los extremos excesivos como la compra de limusinas y yates. Incluso si no vas tan lejos, si estás comiendo cenas todas las noches con las ganancias de la empresa, probablemente podrías soportar siendo un poco más frugal.

El peligro aquí es que llegará un tiempo en que la demanda va a superar a la oferta. Vas a encontrarte en la necesidad de capital y no lo vas a tener porque habrás gastado todo. Cuando tu negocio está generando dinero, hay que subirse a la ola con seguridad, pero asegúrate de guardar los beneficios que recibes o invertir directamente en la compañía para crecer y expandirse y aumentar la posibilidad de tener beneficios futuros.

La clave aquí es «recortar la grasa.» Cada negocio tiene áreas en las que podrías estar operando de manera más eficiente, gastando menos y ganando más. Como operador de un negocio, tu trabajo es encontrar estas áreas de manera regular y tomar las medidas para mejorar las operaciones y procesos a fin de que no estés perdiendo dinero. En general, debes tener cuidado haciendo seguimiento de valor de la empresa en todo momento, para que tus inversiones y activos superen a tus deudas. Al igual que la forma en que los padres fundadores de USA abogaron por una economía basada en el comercio, deseas hacer más de lo que gastas, si quieres sobrevivir en el largo plazo.

VIRTUA PRACTICUM: Seguimiento De Los Gastos

La virtud de la frugalidad es una en la cual se tiene que estar alerta todo el tiempo. El hecho de que tomes una decisión frugal hoy no significa que puedes relajarte y tomar una decisión extravagante al día siguiente. Más bien, debes aplicar de manera coherente los principios de austeridad y el seguimiento de tus gastos todos los días. Cada día tu empresa está gastando dinero. ¿Hacia dónde se dirige? Si no estás seguro, entonces necesitas saberlo.

Libros de contabilidad son una gran manera de hacer un seguimiento de los gastos. Puede ser un poco de esfuerzo para incorporarlos al principio, pero si lo que hacer el seguimiento de cada centavo, entonces sabes que donde estás perdiendo unos cuantos centavos aquí y allá. Arregla estos problemas y los ahorros pronto se suman. Pero no puedes solucionar un problema del que no eres consciente.

El software también puede ser de gran ayuda cuando se trata de hacer seguimiento de tus gastos y ayudar a tomar decisiones frugales. El software de hoja de cálculo como Microsoft Excel puede ser especialmente útil en lo que respecta a la gestión de tus finanzas, ya que tiene una selección de funciones matemáticas que puedes usar para realizar cálculos. Para los especialmente frugales, incluso hay versiones gratuitas disponibles, como OpenOffice, pero frugal tampoco significa tonto. A veces por ahorrar demasiado algunos toman malas decisiones que hacen que la calidad del producto se deteriore y luego pierden clientes lo que al final les sale demasiado caro.

Moderación

«¿Amas la vida? Entonces no desperdicies el tiempo que de eso está hecha la vida»

La moderación, en términos filosóficos, es el arte de mantener equilibrio entre dos extremos. El primero se hizo popular como un término ético debido a los escritos de Aristóteles. En sus influyentes «ética de Nicómaco», Aristóteles establece un camino por el cual un individuo puede asegurarse fácilmente de que él o ella se comportan de la manera más moral y racional posible en cualquier momento dado. Aunque no es una fórmula concreta, la idea básica es que cada vicio tiene dos formas extremas, el vicio del perjuicio y el vicio del exceso. Por ejemplo, si nos fijamos en el dinero, tenemos el vicio de ser demasiado tacaños en un extremo del espectro y el vicio de gastar con demasiada facilidad en el otro. En el centro está el «justo medio», como llamaban los griegos. Al perseguir activamente este justo medio, podemos alcanzar la excelencia moral en nuestras vidas. Lo mismo ocurre con nuestros negocios. Todos los días, hay que luchar para cultivar los hábitos de excelencia. Al escoger la senda moderada una y otra vez, pronto te darás cuenta de que tu negocio gravita naturalmente hacia esos caminos intermedios rentables y seguros que son en última instancia, la ruta a la ganancia duradera a largo plazo.

Ejemplo Al Seleccionar Mercados

Y aquí es pertinente ponerte un ejemplo de negocios. Cuando vas a seleccionar un mercado, puedes seleccionar servir al extremo superior y el extremo inferior, pero lo más correcto suele estar en medio. Imagina el mercado de «perros» y esto sería el extremo superior. El mercado de perros es enorme, muy disperso y requiere un presupuesto enorme para sacar rentabilidad del mismo por lo que probablemente fracases si te aventuras en este mercado. El mercado inferior vendría a ser concentrarse en una raza de perros específica, de repente en una localidad específica. En este caso, va a ser muy fácil comercializar tus servicios, pero como sólo vas a encontrar 10 perros de esas características, vas a tener muy poco negocio. Un punto intermedio sería el mercado justo que te pueda dar buenas ganancias.

Si no crees que el hábito tiene nada que ver con la capacidad de manejar sabiamente grandes sumas de dinero ni hacer grandes sumas de dinero, sólo echa un vistazo a los ganadores de lotería. En general, las personas más pobres juegan a la lotería, ya que tienen mucho que ganar al salir premiados. Cuando ganan millones de dólares, esto tiene un profundo impacto en sus vidas. Son capaces de hacer casi cualquier cosa que quieran después de una vida de privaciones. Tristemente, más de la mitad de todos los ganadores de la lotería, terminan sin dinero en tan sólo unos años. ¿Por qué es eso? Es simplemente que ellos no tienen los hábitos de gasto prudente que tienen las personas que se criaron con mucho dinero.

No dejes que el hábito de la conducta inmoderada sea su trampa. Cada día, con cada acción, pregúntate si estás persiguiendo ese justo medio ideal entre los dos extremos viciosos y pronto cultiva el hábito de la grandeza indiscutible.

VIRTUA PRACTICUM: Examen De Tus Hábitos

Si la excelencia es un hábito, entonces podemos tratarla como cualquier otro hábito. Si prestamos atención consciente a lo que hacemos en un día determinado, por ejemplo mediante el registro de nuestras acciones en un diario, entonces nos damos cuenta muy rápidamente de las cosas que hacemos como una cuestión de rutina o hábito. A menudo, los hábitos son nuestra perdición y ni siquiera estamos conscientes de ellos.

Al pensar de manera constante en nuestro comportamiento para los hábitos costosos que no tienden hacia el punto medio de la moderación, podemos cortarlos de raíz antes de que se desarrollen y se conviertan en algo inmanejable. Todo es conciencia de cómo nos comportamos y luego tomar medidas conscientes para hacer que nuestro comportamiento sea más virtuoso.

Otra buena idea es evitar los extremos en tus decisiones de negocios o iniciativas publicitarias. Asegúrate de no abarcar demasiado al tratar de perseguir a cada posible demografía. De la misma manera, no pongas todos los huevos en una canasta o deposites todas tus esperanzas en un producto o campaña publicitaria. En su lugar, cultivar la diversidad de tus productos y la demografía para que tengas un poco de flexibilidad en el mercado, pero sólo un poco porque si te diversificas demasiado harás que el crecimiento de tu empresa sea mucho más lento. Otra vez más miras la ley de la moderación.

Industria

«La energía y la persistencia conquistan todas las cosas.»

Industria, como una virtud, se refiere a la voluntad de trabajar duro por encima de todo. Todo el mundo se jacta de cómo el Internet ha creado un «mercado de ideas» viable en donde todo lo que necesita para tener éxito es tener una buena idea (un capital de inicio no estaría mal tampoco). Si bien no se puede poner un precio a una buena idea, incluso la mejor idea de negocio en el mundo es inútil en las manos de una persona que no está dispuesta a poner trabajo duro para llevarla a buen término. Franklin estaba en su departamento de impresión a primera hora de la mañana y se quedaba hasta mucho después de oscurecer y el resultado fue que su tienda prosperó. Entre sus colegas, desarrolló una reputación como un hombre muy trabajador.

Industria se trata de progresar en todo momento. Sin duda, habrá días buenos en los negocios y días malos en los negocios. Soportar estos días es importante, pero aún más importante es asegurarte que obtengas algún tipo de ganancia cada día. Cada día que te presentas a tu negocio y trabajas duro es un día que estás avanzando hacia tus objetivos finales, aunque sólo sea sólo un poco. Incluso si tu «progreso» sólo es que aprendiste de un error, todavía estás moviendo tu negocio hacia adelante.

Piensa Como Tiburón Y No Como Pecesillo

Piensa en un tiburón cuando piensas en la industria. El tiburón es el rey del mar en muchos aspectos y uno de los animales más temidos y respetados en este planeta. Entre los muchos atributos físicos impresionantes del tiburón es el hecho de que están siempre en movimiento. Si un tiburón para de nadar, no puede pasar agua sobre sus branquias y pronto se ahoga. Esto significa que siempre tiene que estar en movimiento y es por eso probablemente que se han desarrollado en estos feroces animales a lo largo de los milenios. ¡Toma una lección del tiburón!

Ahora, por supuesto, un negocio humano no es realmente un tiburón, y la gente tiene que tener algo de tiempo libre. No se puede mover todo el tiempo, no importa cuán rentable sería si pudieras. Porque no se puede trabajar todo el tiempo, sin embargo, vale la pena invertir un poco de esfuerzo en asegurarte que tu vida y los negocios trabajan juntos sinérgicamente. Al igual que cómo Ben Franklin perseguía sus propios intereses personales cuando escribió cartas al editor o trabajó para popularizar el periódico, el empresario puede encontrar maneras de hacer que sus actividades cotidianas vayan en favor de la empresa. Si puedes hacer esto, alcanzarás una sinergia que te convertirá en … ¡un tiburón!

VIRTUA PRACTICUM: Movimiento Hacia Adelante

Al igual que con moderación, podemos ayudarnos a nosotros mismos a cultivar el hábito de la industria mediante la participación en un proceso de auditoría continua a nosotros mismos. Prueba el siguiente experimento. Haz una tabla que divide el día de trabajo en bloques de 15 minutos y a continuación, durante todo el día haz un seguimiento de lo que logras en cada 15 minutos. Si no tiene al menos algo de movimiento hacia adelante, averigua por qué, y toma medidas para mejorar.

De la misma manera, puedes auditar los procesos de tu empresa o departamento de marketing e identifica aquellos procesos que no generan retornos (es decir, que no se genera ningún avance para tu negocio). A continuación, puedes refinar o descartar aquellos procesos y centrarse en mejores oportunidades.

Otra gran manera de aumentar la industria es adoptar la mentalidad de «sólo un poco más». Si puedes llegar a una idea más cada día o establecer tu reputación en algunos foros más cada día o visitar sólo unas pocas más exposiciones cada año, entonces estarás progresando. Nunca duermas en tus laureles o ¡te vas a ahogar!

Limpieza

«Las ganancias pueden ser temporales e incierta, pero mientras vivas, el gasto es constante y cierto, y es más fácil construir dos chimeneas que mantener una con combustible»

La gente dice que la limpieza está al lado de la santidad por una razón. La limpieza confiere una sensación de poder y fuerza psicológica. Representa un tipo de pureza que nos esforzamos por alcanzar como especie. Culturalmente tendemos a asociar simbólicamente una buena limpieza con lo bueno y la suciedad con el mal. En los negocios, nos referimos a estrategias moralmente buenas como las estrategias «limpias» y moralmente cuestionables como sucias. La idea de la limpieza está a nuestro alrededor.

Debido a que el concepto es un tanto ubicuo, su influencia es bastante potente. Afecta a todas las áreas de nuestro negocio. Si tienes un negocio limpio, significa hacemos procesos limpios, eficientes y productivos y que hemos eliminado la mayor cantidad de residuos posible. También significa que nos comportamos éticamente y tomamos decisiones racionales basadas en el bienestar último de todos los involucrados.

Cuando tienes un negocio limpio, estás haciendo pequeños avances cada día, sólo porque tus procesos están funcionando muy eficientemente. Estas pequeñas ganancias, con el tiempo, sin duda darán lugar a grandes ganancias. La eficiencia de la organización que ganas de poner énfasis en la limpieza corporativa será tu propia recompensa.

VIRTUA PRACTICUM: El Seguimiento De Tu Eficacia

Al igual que tienes que limpiar tu casa de vez en cuando, también tienes que limpiar tu negocio. De vez en cuando, se llega a un estado en el negocio en el que damos un paso hacia atrás, miramos alrededor y nos damos una palmadita en la espalda a nosotros mismos por haber llegado tan lejos. Todo va bien con poca participación de nosotros. ¿Es esto éxito?

Cuando esto sucede, es hora de mirar con cuidado. Por lo menos cada seis meses, debes «limpiar la casa» en tu negocio para identificar las áreas que no están funcionando tan efectivamente como deseas y luego tomar medidas para refinar o eliminar los malos procesos. Recuerda que Franklin no se convirtió de repente en virtuoso después de escribir su lista de virtudes. Fue un proceso continuo que le produjo ganancias lentamente. Siempre y cuando pongas esfuerzo para mejorar el estado de tu negocio, tendrás un negocio que está en la cima del mercado.

Tranquilidad

«La satisfacción hace un pobre hombre rico, el descontento hace un hombre rico pobre.»

Durante el funcionamiento de un negocio, vas a enfrentar adversidades tarde o temprano. Y por lo general antes. Obstáculos, imprevistos y dificultades surgen todo el tiempo en el negocio. Todo el mundo tiene que lidiar con ellos. La diferencia entre aquellos que los superan y los que no, es que los que los superan están preparados para enfrentar lo inesperado con tranquilidad. En lugar de entrar en pánico con cada obstáculo que aparece, tienen una confianza tranquila y firme en sus propias capacidades y sus planes a largo plazo para ver a través de ellas, incluso si tienen que hacer algunos pequeños ajustes.

Hay un buen refrán en el budismo Zen que ilustra este punto muy bien. Un samurái un día llegó a la casa de un maestro Zen y le preguntó si era cierto que no había realmente un paraíso y un infierno. El maestro Zen preguntó el samurái sobre su vocación. Al decirle al maestro que era un guardia de palacio muy valorado, el maestro respondió con una sonrisa, diciendo «¿Quién va a contratar a un torpe con cara de idiota como a ti para guardia de palacio? ¡Tienes que estar bromeando!
Enfurecido, el samurái sacó su espada y la alzó sobre la cabeza del maestro Zen, dispuesto a matarlo. El maestro respondió tranquilamente: «¡Ahora se abrieron las puertas del infierno!»

La Sabiduría De Un Maestro Zen

Reconociendo la sabiduría y la moderación del viejo maestro, el samurái se sintió avergonzado de su arrebato y lentamente envainó la espada. Hizo una profunda reverencia ante el maestro, dándole las gracias por la lección con sincera gratitud en su corazón.

«Ahora», respondió el maestro, «se abrieron las puertas del paraíso.» En ese momento, el guerrero se iluminó.

El maestro de esta historia estaba tranquilo, incluso ante la muerte inminente, porque tenía absoluta confianza en sus convicciones y creencias. Él realmente pensaba que si moría en ese momento, valdría la pena para enseñar la verdad a otro ser humano. En los negocios, a menudo nos encontramos con oportunidades como esta, cuando puede parecer como que la espada cuelga a unos centímetros por encima de nuestras cabezas. Si reaccionamos con calma y tranquilidad, sin embargo, podemos ascender al nivel del maestro.

¿Es realista esperar alcanzar este grado de tranquilidad? No, en absoluto. En los negocios, tu capacidad para relajarte es totalmente dependiente de lo cuidadosamente que hayas planificado. Con los planes correctos puedes tener la confianza necesaria para evitar un comportamiento temerario y para tratar con la adversidad y los obstáculos con tranquilidad y confianza.

VIRTUA PRACTICUM: Preparación Para La Tormenta

El valor que la tranquilidad puede aportar a tu negocio es ayudar a evitar reaccionar exageradamente ante un obstáculo. Los obstáculos son comunes. No hay ninguna razón para volverse loco cuando se producen. Si lo haces, estás perdiendo un tiempo que podrías gastarlo en solucionar el problema y seguir adelante. Debes cultivar activamente la tranquilidad de esta manera.

¿Cómo hacer eso? Bueno, es mucho más difícil ser tranquilo si uno está ansioso y preocupado que si uno está confiado y tranquilo. Puedes lograr un mayor sentido de confianza en tu negocio mediante la planificación previa si hay obstáculos. Aunque no se puede prever todo, si al menos anticipas obstáculos de vez en cuando, puedes reaccionar diciendo: «está bien, hemos tratado con obstáculos antes y vamos a lidiar con esto ahora.» Entonces, en vez de preocuparte, puedes tranquilamente urdir un plan para superar ese obstáculo, determina las medidas necesarias para ponerlo en práctica y entonces, ponlo en acción. Así es como Ben Franklin se ganó el éxito, un obstáculo a la vez.

Silencio

«El que habla mucho, se equivoca mucho».

¿Has oído hablar del viejo adagio que dice que es mejor mantener la boca cerrada y hacer pensar que a la gente que uno es tonto, en lugar de abrirla y remover toda duda? Eso es exactamente lo que Ben Franklin estaba hablando cuando sugirió el silencio como una de sus trece virtudes. La idea es que, si uno está hablando, uno es incapaz de escuchar. Si uno no está escuchando, entonces es más que probable que está perdiendo información valiosa y que la información podría ser decisiva para el éxito de su negocio. La gente de ventas sabe esto muy bien, por eso son maestros en hacer preguntas y que el cliente se explaye todo lo que quiera antes de comenzar a hablar de una manera que aumente el valor de su producto. Si estás gastando todo tu tiempo empujando tu negocio en lugar de prestar atención al mercado, bien podría ser que estás ignorando algún cambio fundamental que deberías tener en cuenta.

Guardar silencio te permite abrirte a nuevas ideas. A medida que crece tu negocio, estás obligado a tener un montón de ideas propias, pero estas ideas son sólo una parte. En los negocios, ninguna idea es completa hasta que se envía al mercado y compite allí, para bien o para mal. Una idea podría ser una buena idea sobre el papel, pero no en la realidad y simplemente no hay forma de saberlo si no se pone en marcha. Es por eso que vale la pena escuchar lo que está sucediendo a tu alrededor. Si tienes un sentido constante de lo que está pasando en el mercado y siempre estás escuchando los nuevos desarrollos, entonces las ideas para tu negocio tendrán muchas más posibilidades de tener éxito en la realidad.

La Necesidad De Nuevas Ideas

Sin nuevas ideas, tu empresa se va a estancar. Esa es la regla para cualquier negocio. Echa un vistazo a la carta de un McDonalds en la década de 1990 frente a su menú de hoy. ¡No se parecen en nada! Incluso un negocio tan «simple» como la venta de hamburguesas ha tenido que someterse a cambios importantes en los últimos años con el fin de mantener su competitividad. Esta es una gran preocupación, especialmente con las empresas en Internet. El mercado por Internet cambia muy rápidamente y el que no está escuchando va a estar perdiendo dinero de manera continua y muy pronto, van a ser dejados atrás por completo. No dejes que esto te suceda.

VIRTUA PRACTICUM: Mira Tus Señales

Como propietario de un negocio, tienes que estar siempre en la cima del mercado en el que estás compitiendo. Esta es la esencia de la publicidad eficaz. Siempre debes conocer a tu público. ¿Cómo vas a saber tu audiencia, si no estás escuchando lo que dicen? Es hora de poner en marcha tu investigación.

Pasa un día simplemente dando vueltas y mirando los anuncios de productos de éxito que se encuentran en tu mercado o que se venden al mismo grupo demográfico al que le vendes tú. Determina qué es lo que hace que este tipo de anuncios sean exitosos mediante la búsqueda de lo que todos tienen en común. Esto se conoce como «escuchar» al mercado y te pone en una posición única para tener éxito y salir adelante.

Trata de preguntarles a tus clientes cómo se enteraron de ti y tus productos. Escucha lo que tienen que decir y averigua rápidamente cuáles de tus esfuerzos de publicidad están produciendo los mejores resultados y cuáles están haciéndote perder dinero para hacer una reforma total. Mientras que estás escuchando cada día, recibes una señal del mercado.

Sinceridad

«La honestidad es la mejor política.»

Un líder necesita ser de confianza. La sinceridad es una de las cualidades más importantes que cualquier ser humano puede tener y es doblemente importante para un empresario. Esto es especialmente si estás involucrado en la publicidad. La gente hoy en día tiende a ser muy inteligente como para captar los trucos de las empresas y los anunciantes, así que si ellos detectan que alguien tiene algo que vender, se ponen escépticos y cínicos y buscan razones para desconfiar de la persona que les habla. Después de todo, esto tiene una ganancia económica, ¿verdad? ¿Qué les importa la verdad? Un líder de negocios que no es sincero se mete a ser encasillado en estereotipos culturales y se crea enormes obstáculos para sí mismo.

Necesitas Ser Líder

El propietario de un buen negocio necesita ser un buen líder. Él o ella debe tener la capacidad de organizar a otros para lograr un objetivo o visión y esto le permitirá obtener buenos resultados y hará trabajar duro a los demás por el beneficio de la empresa. Esto no es posible a menos que los empleados y los clientes confíen en esa persona. La virtud de la sinceridad es la clave para construir esa confianza. Las personas que compran en la actualidad están cansadas de que les vendan productos, porque han visto todas las tácticas y trucos empleados para que compren. En su lugar, quieren ser tratados de manera justa y honesta y quieren saber que pueden confiar en los dueños de negocios, en lo que dicen y que están dispuestos a respaldar sus productos en consecuencia.

No es fácil para un líder inspirar este tipo de confianza. Puede tomar años o incluso décadas de esfuerzo concentrado con el fin de tener la reputación de ser un líder de confianza que realmente hace lo que dice. Puede tomar sólo un mal día para deshacer toda la confianza construida. Esto significa que debes ser diligente en todo momento para inspirar confianza en ti mismo como un líder. Cada vez que estás tomando decisiones a puerta cerrada, cuando estás tratando con tus empleados, siempre que te sientes frente a la opinión pública, ya sea directamente o a través de un anuncio, deberás ser totalmente sincero. La gente sabrá si lo eres. Y no te van a perdonar si te falta sinceridad.

VIRTUA PRACTICUM: Un Experto En El Campo

Una de las razones que la sinceridad es tan importante es porque nos da confianza en la gente. Si uno es experto, significa que uno puede «darse el lujo» de ser sincero, porque un experto sabe lo que está hablando. Una de las mejores maneras de cultivar una imagen de sinceridad es cultivar la imagen de ser un experto en tu campo.

Esto es en realidad bastante fácil de hacer en Internet. En esencia, el Internet tiene que ver con la información, por lo que si estás añadiendo información valiosa en Internet, entonces puedes cultivar rápidamente una reputación valorada. La blogosfera es ideal para esto. Si puedes producir un blog que ofrece información valiosa para tu mercado y participar activamente en la comunidad de blogs mediante el intercambio de enlaces y la información con los demás, entonces pronto ganarás seguidores que te buscarán como experto. Entonces, no deberías tener ningún problema de situarte a ti mismo como un vendedor valorado en ese mismo campo. Por ejemplo, si estás vendiendo equipos dentales, puedes tener un blog sobre los últimos avances en equipos dentales. También puedes ir a los foros donde la gente habla de equipos dentales y responder preguntas que hace la gente por correo, libremente dar tu tiempo y conocimiento valioso para beneficiar a otros. En poco tiempo, te convertirás en un valioso miembro de ese foro o blog de la comunidad y el boca a boca se extenderá, ayudando tanto tu reputación y a tus ventas. Todo es acerca de tomar tus talentos y conocimientos innatos y ponerlos por ahí para que otros puedan reconocerlos y usarlos para su beneficio.

Además de eso, también se debe cultivar la sinceridad en tu negocio mediante la aplicación de prácticas transparentes y el establecimiento de un fuerte sentido de responsabilidad en tu cultura corporativa. Poco a poco, al auditar y perfeccionar estas cualidades con el tiempo tu reputación va ir creciendo.

Justicia

«La mayoría de las personas regresan pequeños favores, reconocen los medianos y pagan otros mayores; con ingratitud.»

Como virtud, la justicia tiene que ver con el trato justo a los demás. Debes tratar a las personas como iguales y presumir que ellos son buenas personas y que tienen los mejores intereses en el corazón hasta que prueben lo contrario. Alguien justo es imparcial y no tiene favoritismos. Él o ella tratan de resolver los asuntos de manera objetiva, poniendo a los ideales de la justicia por encima de todo. Es difícil para cualquier ser humano ser total y completamente justo y equitativo en todas las relaciones, pero como cualquier aficionado al futbol sabe que todo es parte del juego. Lo importante es que tratemos de ser así.

En la publicidad, la justicia significa que debes tener un sentido de la honestidad y la integridad en tus anuncios. El hecho de que seguimos las técnicas que están diseñadas para apelar a la psicología de los clientes, no significa que estamos tratando de engañarlos. Los anuncios deben abordar al cliente de manera justa, ser veraces y respetar su inteligencia. La era digital es la era de las operaciones y procesos transparentes y el cliente que tiene la sensación de que una empresa no está siendo totalmente abierta y honesto van a llevar su negocio a otra parte.

Respeta La Conciencia Social

Por otra parte, esta es una edad de conciencia social. Cualquier empresa que se percibe como que apoyan a la injusticia va a ser criticada por los consumidores con conciencia social. Mira lo que pasó con Nike y los talleres clandestinos en los años 90.

Basta con mirar lo que está pasando con BP en este momento, en lo que respecta al derrame de petróleo del Golfo. Sólo unos pocos años después de la imagen de la empresa rehacer de conformidad con las normas «verdes» y la ideología, ahora han perdido casi toda la credibilidad que alguna vez tuvieron. Para ser justo a su negocio significa que todas sus prácticas de negocio y técnicas de marketing, son justos y ayudan a cultivar una reputación de conducta ética, la conciencia social y la justicia global de su parte.

VIRTUA PRACTICUM: Pagando Lo Que Debes

Un buen negocio es sobre todo comercio justo y no habría justicia si no aplicamos este de los 13 principios de Benjamín Franklin.

Si eres un buen hombre de negocios, pagas todas tus deudas a tiempo y otros están encantados de trabajar contigo porque saben que eres «bueno para él.» Obviamente, tu obligación principal como empresario es obtener beneficios, pero no se puede contar con un sólo centavo de ganancias cuando todavía estás en deuda. Hacer pago de la deuda es una prioridad de tu negocio y cuando viene el tiempo para crecer y prosperar, no habrá nada que te detenga.

Cuando se trata de publicidad, se puede lograr un sentido similar de la justicia por estar seguro de que pagas lo que debes. Cuando alguien mira un anuncio tuyo o pone a prueba tu producto o visita tu sitio web, que te están dando algo de valor: un poco de su tiempo. Así que asegúrate de que los compenses por el tiempo que te han dado, al igual que si se tratara de tu empleado. Asegúrate de que tus anuncios lo enriquecen de alguna manera (aunque sea a través de entretenerlos) y que ofrecen un contenido valioso en tus sitios.

Al igual que con todas las virtudes enumeradas aquí, la auditoría continua es de vital importancia. El hecho de que le pagan a uno por 1 mes, no significa que también te pagarán el siguiente. Mantén un control constante sobre lo que debes y esto no sólo se aplica a las finanzas.

Ten en cuenta a quienes te hacen favores, incluso si es algo tan simple como el envío de un buen enlace o poniéndote en contacto con una posible venta. Asegúrate de «devolver» el favor y pronto ganarás una reputación de justicia y equidad que beneficiará a tu negocio en gran medida.

Castidad

«Mantén tus ojos bien abiertos antes de casarte, a medio abrir luego»

En los días de Ben Franklin, la castidad era una cuestión importante. En general, el sexo todavía se ve en las formas puritanas y fue considerado como algo sucio y pecaminoso por mucho tiempo. Aquellos que leen la lista de virtudes de Franklin hoy en día, podrían reírse al leer acerca de su uso del sexo sólo para la salud o para producir descendencia, pero es importante no quedar tan atrapados en una lectura superficial de las virtudes para ignorar la virtud de la castidad como una cosa obsoleta. En su mayor parte, por supuesto, la vida sexual de uno no tiene nada que ver con la propia empresa o de la propia destreza en marketing. Esas son realmente las preocupaciones de una época pasada. Sin embargo, para Franklin, la castidad era también un medio para desarrollar una honorable reputación.

Si hay una cosa que no ha perdido su valor desde los tiempos de los padres fundadores de los Estados Unidos, es tener una buena reputación. Al leer anteriormente en el resumen de la vida de Ben Franklin, tener una buena reputación le permitió no sólo hacer fantásticos avances en la edición y la publicidad, sino también a hacer un uso revolucionaria de esos avances. Franklin fue capaz de tener un impacto en muchos aspectos de la sociedad y los efectos que se siguen sintiendo hoy en día. No habría sido posible para él lograr este tipo de hazañas y el reconocimiento, si no se considerase una persona honorable por la población y respetable en primer lugar. Esta es la lección real para tomar de la discusión de la castidad de Franklin.

Tener Lealtad No Sólo A Las Ganancias

Como propietario de un negocio, tienes una gran responsabilidad. Eres libre de actuar de varias maneras en un intento de hacer crecer tu negocio y la gente suele tomar ventaja de esto. Si alguien siente como sólo tiene lealtad hacia las ganancias, entonces van a participar en cualquier tipo de práctica con el fin de generar ese beneficio. En última instancia, no les importa su reputación, en tanto que su negocio crezca. Esto es una tontería en el largo plazo, porque no se tiene éxito estando aislado por mucho tiempo. Los negocios tienen que ver con la creación de redes y participando en prácticas «impuras» es una forma segura de reducir el tamaño y la utilidad de la red propia.

El fondo es éste. Si participas en prácticas «inseguras» en lo que se refiere a la castidad, tienes un par de cosas de qué preocuparte. Aparte de las consideraciones de salud, también está el asunto que estás seguro de cultivar una reputación que no es propicia para la confianza pública. De la misma manera, si te involucra en prácticas inseguras en tu negocio, entonces baja la reputación de tu negocio. Si tu negocio es conocido como uno que presiona a las personas para maximizar las ganancias, ¿Qué persona competente va a querer trabajar contigo? Si tomas riesgos innecesarios, ¿Los inversionistas van a tomarte en cuenta? La reputación en los negocios es muy importante.

Por el contrario, si uno se involucra en las prácticas seguras tanto en la vida como en los negocios, entonces uno puede por lo general mantener un buen sentido de estabilidad. Esta es una cualidad importante para un líder. Alguien que posee un sentido de la estabilidad es de gran valor y en el mundo de los negocios, se observa con frecuencia que la estabilidad conduce a la riqueza. El Internet es todavía una frontera salvaje de muchas maneras. ¿Por qué hacerla menos estable de lo que tiene que ser?

VIRTUA PRÁCTICA: La Regla 80/20

La castidad en el sentido de los negocios tiene que ver con la lealtad. En la construcción de tu negocio, tienes que practicar la lealtad en todo momento. Naturalmente, esto significa que eres fiel a tu base de clientes y tus empleados y que se les tratas bien y con justicia. También significa, que debes mantener una estricta fidelidad a la imagen que estás tratando de cultivar, ya que esto será de la máxima importancia en el apoyo a sus esfuerzos de publicidad. Siendo fiel a tu imagen significa que cada acción que tomes como una entidad corporativa estará al servicio de la imagen que has elegido cultivar.

A medida que aprendas a dedicar todas tus acciones al servicio de la reputación honorable, encontrarás que algunos métodos son más efectivos que otros. Este es un principio clave de la gestión de una empresa conocida como la regla 80/20.

La Regla Del 80/20

En concreto, el 80/20 es una norma que establece que en cualquier empresa, el 80% de tus resultados provienen del 20% de sus esfuerzos.

Del mismo modo, a medida que trabajas en ser fiel a tu imagen, encontrarás que el 20% de tus esfuerzos tienen el mayor efecto sobre tu reputación.

Lo mismo ocurre con tus iniciativas de publicidad. 20% de ellas, o sólo 1 de cada 5, tenderán a tener éxito, mientras que las otras 4 en 5 (el 80%) no va a generar el mismo tipo de resultados.

Mientras estamos permaneciendo bien de esta manera, imagina el tipo de ganancias que podrías tener, centrándote en sólo los 20% de los esfuerzos que están generando la mayor parte de tus ganancias.

Sé fiel a ese 20% de los esfuerzos, sobre todo y tus esfuerzos en publicidad mejorarán drásticamente como resultado.

¿Cómo puedes determinar el 20% de tus esfuerzos que son los más productivos? Para tácticas de venta, es una cuestión de números. Clasifica cada una de tus tácticas, junto con una lista de la cantidad de dinero que han traído e identifica las tácticas que dan cuenta de la parte del 80% de ese dinero. Para mediciones más subjetivas como la mejora de tu reputación o determinar qué anuncios son los más eficaces, se puede llevar a cabo encuestas a tu base de clientes, las encuestas informales de una muestra de tu demografía en su conjunto o simplemente tratar de inferir relaciones causales entre los esfuerzos y los resultados subjetivos que te has dado cuenta.

En última instancia, el objetivo del propietario de una empresa es recortar esas tácticas o estrategias que son un desperdicio o resultan improductivas. Luego, puedes maximizar la eficiencia y tu negocio va a prosperar como consecuencia de ello.

Humildad

«Un hombre envuelto en sí mismo hace que el paquete sea muy pequeño.»

Franklin parecía tener menos que decir acerca de la humildad, al menos en su lista básica de las virtudes. Al exponer sobre su importancia y cómo lograrla, simplemente hizo una nota para imitar a Sócrates y Jesús. Es fácil ver por qué iba a recoger a estos dos individuos a imitar si la humildad era su objetivo, ya que son dos de los mayores parangones de la sociedad de la humildad y la virtud en su conjunto. Sócrates era conocido por su humildad. Como profesor en Atenas, fue el muy famoso por reprender las afirmaciones que él era el hombre más sabio de la ciudad, insistiendo en que su única forma de sabiduría fue el reconocimiento de que él sabía las cosas que no sabía («yo sólo sé que nada sé»), mientras que la mayoría de personas piensan que saben cosas que realmente no saben.

El compromiso de Sócrates a la humildad de hecho le costó la vida. Cuando fue llevado ante el tribunal en Atenas, acusado de corromper a la juventud, se negó a pedir cargos menores y corrió el riesgo de que le apliquen la pena de muerte. Las personas pueden pensar que esto como una acción de soberbia por parte de Sócrates, pero en realidad era el pináculo de la humildad. Si decía que temía morir, estaría dando a entender que él sabía lo que había más allá de la muerte y eso era algo que temer. Porque insistió que no sabía lo que venía después de la muerte, no tenía motivos para temer y por ello fue ejecutado.

Jesús, por supuesto, es famoso en el mundo entero como alguien compasivo y de conducta virtuosa. Su característica más llamativa para muchos, es su compromiso con la humildad. A pesar de ser el hijo de Dios, Jesús a menudo humilla ante otras personas para realizar acciones que muchos les parecería humillante como lavar los pies de los visitantes con una esponja y un recipiente con agua. También era conocido por estar en compañía de los miembros más bajos de la sociedad, incluidos los marginados leprosos y prostitutas porque sabía que necesitaba su ayuda más que las otras personas. Él nunca pensó en sí mismo como mejor que ellos y en su lugar trató de ayudarlos con compasión a todos.

VIRTUA PRACTICUM: Superación Y Caridad

Una vez más, la mejora en la virtud de la humildad tiene que ver con la auditoría a ti mismo. Trata esto como Franklin y selecciona una semana para centrarte en tu humildad. Durante esta semana, mira cómo reaccionar ante ciertas cosas que suceden en tu negocio, en particular la aparición de obstáculos inesperados o éxitos. ¿Es tu reacción a este tipo de estímulos fundamentalmente arrogante o humilde? También debe analizar tus razones para hacer las cosas que las haces en esa semana. ¿Son tus motivaciones en última instancia egoístas o humildes?

Aquí está una prueba simple que puede ayudarte a decidir. Pregúntate quién más se beneficia de la acción en cuestión. Si la respuesta eres tú, entonces es poco probable que te estés comportando de la manera más humilde como podías en esa circunstancia. Si la respuesta es que el cliente o la empresa en su conjunto, entonces es probablemente bueno hacerlo. El punto clave a recordar aquí es que la mejora es un proceso gradual. Involúcrate abiertamente, cuestionando tus motivaciones y prejuicios y verás el crecimiento y el progreso real como resultado de ello en tu negocio, así como en el resto de tu vida.

La humildad también nos enseña lecciones importantes sobre la caridad y viene a ser una de las más importantes virtudes de los 13 principios de Benjamín Franklin.

Cuando hemos ganancias te hemos acumulado, hay mucho que podemos hacer con ellas. Podríamos pasar un tiempo necesario con nuestras familias. Podríamos poner el dinero en el negocio con el fin de obtener beneficios aún mayores en el futuro o podríamos donar ese dinero para fines benéficos. Esto no significa necesariamente que debes donar el dinero directamente a la caridad (que a menudo pasa desapercibido), pero puedes financiar obras de caridad, tales como el uso de las ganancias para compensar la venta para los clientes valiosos o incluso un regalo gratis para atraer la atención.

El Modelo «Freemium»

El modelo de negocio «freemium», es uno de los más exitosos en los negocios en estos momentos y que básicamente consiste en regalar una mercancía valorada de forma gratuita, con la esperanza de que se pueda cobrar un cargo opcional por el acceso a contenidos de calidad o las opciones mejoradas de algún tipo.

Este tipo de promoción no sólo atrae a un público masivo porque estás dando algo de forma gratuita (y cumple con varios de los 13 principios de Benjamín Franklin), sino que también ayuda a cultivar una imagen como una persona caritativa y humilde, que es lo que quieres.

Este es realmente un gran punto para terminar esta sección: La práctica de las virtudes debe estar siempre al servicio de la mejora de tu imagen y reputación. No des la impresión de que está participando en un truco elaborado o algo así. La idea no es engañar a los clientes para que piensen que eres una empresa honesta y justa, sino ser realmente una empresa de esta tipo.

El propósito de la práctica de los 13 principios de Benjamin Franklin es para mejorarse a sí mismo, de modo que las cosas que vengan después sean mejores también. Tu negocio debería estar funcionando de igual manera a lo que tu representas como persona. ¿No quieres que la representación tuya sea algo de lo que realmente te puedas sentir orgulloso? Tómate el tiempo para seguir el ejemplo de Ben y perseguir la virtud de todo corazón.

Abrir chat
👋 ¿En que Puedo Ayudarte?
Hola 👋 ¿En que Podemos Ayudarte?